viernes, 26 de mayo de 2017

Paseos por Compostela

Mis paseos por Compostela son constantes descubrimientos. Detalles, cosas en las que antes no había reparado y que, de pronto me llaman la atención. Y no hablo, faltaría más, de nuestra Catedral, motivo de orgullo. Tampoco hablo de las múltiples iglesias, algunas de ellas muy hermosas con envidiables riquezas en su interior. Tampoco me refiero a los palacios residenciales de nobles rurales que “pusieron casa” en la ciudad, como el Pazo de Amarante o el de Bendaña, por citar algunos.

Viendo a la gente pasar

No, me refiero a esos pequeños detalles que hacen que los paseos sean más agradables y que les confieren un cierto aire de descubrimiento. Un día, paseando con un entrañable amigo, descubrimos la cabeza de un obispo en una pared. Me explico, la cabeza mitrada era de piedra y tal vez procedía de alguna lápida sepulcral, de un obispo o abad, del derruido monasterio de San Pedro. Allí quedó la losa hasta que, pasado algún tiempo, a alguien se le ocurrió ponerla al descubierto y en el mismo lugar permanece para quien quiera verla. Puesto que tenemos una cierta tendencia a “la parejita” en todo, tampoco falta la cabeza femenina, tal vez con similar origen. Cosas de templos, monasterios, piedras y desamortizaciones. Siempre que se dan juntas estas circunstancias, aparecen vestigios similares.


Ella, más retirada, más discreta

Otra cosa es encontrarse con una espadaña en lo alto del tejado de una vivienda familiar. La espadaña no se ve muy bien, pero si uno presta su atención al detalle, la ve y la fotografía. Cosas que hay en nuestras calles y que, tal vez, sólo observamos los compostelanos.


En relación de vecindad


Un detalle muy ciudadano son las marcas esculpidas en muros, que indican a quien quiera verlas a qué entidad o congregación pertenecieron tales edificios. En casas de toda la ciudad (casco antiguo, claro), hay vieiras que nos indican que pertenecieron a la Catedral y que como tal, el Cabildo Catedralicio imprimió en ellas su impronta. Luego, las señales van por barrios. Cerca de los edificios de la Universidad abundan las señales propias de Fonseca, y, por citar otro caso, en los alrededores de San Martin Pinario, podemos apreciar las señas propias del monasterio.

Sorpresa total
Hace muy pocos días me encontré con una señal completamente desconocida para mí en esta ciudad. Yo creía conocer muchas, pero no. En un dintel, había una luna en fase menguante. No tengo ni idea de a qué entidad o comunidad pueda corresponder, pero allí está, solitaria en la ciudad. Digo solitaria porque no la he visto en ningún otro lugar.

Tampoco deja de llamarme la atención un pequeño portal, bonitamente restaurado, con dos peldaños en su acceso y con una indicación clara, en el dintel de la puerta, de su pertenencia a la Cofradía de la Concepción. Normalmente estas señales se pusieron en edificios singulares y valiosos, por eso siempre miro ésta con una cierta simpatía, suponiendo que encierra un por qué, que se me escapa y que, tal vez, tampoco quiera yo conocer.

El portalito con dueño indicado
Pasear por Compostela. Tal vez a muchos les parezca normal hacerlo entre palacios y casas asombrosas, hechas para ser admiradas y envidiadas. Barroco, magnitud y granito. Siglo XVIII. Escudos que se esculpieron o no, pero en este caso allí quedan las piedras esperando a unos canteros que no llegan.

Modernismo elegante

En curioso, en toda Galicia, al menos hasta donde yo conozco, hubo una explosión modernista en las construcciones de principios del siglo pasado. No obstante, en Compostela no cuajó ese modo ornamental. Sólo conozco un buen edificio y algunas viviendas unifamiliares desperdigadas por algunas calles casi periféricas. También es posible encontrarse con algunas puertas de portales e, incluso, zócalos de cortos pasillos en accesos de vivendas. 

Portal modernista
Parece como si hubiese sido un estilo reñido con la grandiosidad compostelana. Las grandiosidades, a veces, corren el peligro de hacerse excluyentes, pero no es el caso en esta ciudad.

Puerta modernista. No se corresponde con el portal
que presento.
Compostela creció como un aglomerado de capas, cada una de ellas propia de una época. Cada capa tiene sus señas de identidad y, con ojos avisados, es posible irlas desentrañando una a una. Las vemos como testigos de una historia a veces, incluso, plasmada en los nombres de sus calles: Preguntoiro, Franco, Casas Reales, Rúa Nova, Loureiros. Allí, aquí, están para quien las quiera ver y desentrañar. Yo las suelo recorrer mirándolas con cariño, como acariciando con la mirada.